Los Devlyn llegan de provincia para sobresalir

Una empresa familiar que ha trascendido cambiando con los tiempos
Por Frank Delvyn | Presidente de Grupo Devlyn y Ex Presidente de Rotary International

Hablar de la historia de una de las empresas ópticas más importantes de México y Latinoamérica —y una de las más trascendentales a nivel mundial—, es navegar en un mundo de trabajo, pasión y dedicación.

Ópticas Devlyn no se construyó de la noche a la mañana, por eso tiene una mayor importancia para nosotros. Es un negocio que se formó de una manera honesta y con base en el trabajo de mis padres.

Nace Ópticas Devlyn

La historia de la óptica en México ha tenido muchos cambios. Antes no había centros comerciales como abundan ahora. Tampoco había ópticas que pudieran hacerle exámenes de la vista a la gente, proporcionarle sus lentes y, además, que los pudieran pagar a crédito. Para mis padres fue un enorme reto, pero nunca pensaron que jamás funcionaría; al contrario, lucharon porque sucediera.

Mi padre, el Dr. Frank J. Devlyn ya había trabajado en ópticas. Posteriormente estudió optometría; y, trabajó en una cadena de ópticas en Estados Unidos. Así es como comenzó todo. A los treinta y nueve años de edad, y ya situado en El Paso, Texas, mi padre se hizo cargo de una sucursal del negocio llamado National Optical en septiembre de 1936.

En ese entonces, el promedio del precio de los anteojos de visión sencilla era como de treinta pesos mexicanos. Al poco tiempo es cuando se casa con mi madre. Y es así como el matrimonio decide instalar una óptica, precisamente en el lugar de su residencia, en Ciudad Juárez. Esta enorme decisión tuvo beneficios, ya que la mayoría de la gente de esta región debía trasladarse a El Paso, pues de este lado no existían las tiendas como en aquella zona. Durante esa época, no se construían locales comerciales en Chihuahua, por lo que, tiempo después, la óptica se instaló en la Botica Juárez; es decir, que Ópticas Devlyn estuvo instalada donde hoy en día está el viejo Casino Juárez, a unos cuantos metros de donde pasaba el ferrocarril.

Mis padres comienzan a hacer dos visitas al año en Nuevo Casas Grandes, en 1952, para posteriormente irse a Parral y Delicias, donde atendían a los pacientes en los hoteles principales de esas ciudades. Para 1955 instalan la primera sucursal en los altos del Banco de Juárez, en Nuevo Casas Grandes.

En 1959, dejan de hacer visitas a otras ciudades de Chihuahua, debido a que ya habían establecido sus propias sucursales. En ese mismo año, mi padre, el Dr. Devlyn estableció una fructífera relación amistosa con el gerente general de las tiendas de Sears Roebuck de México –el almacén más grande de Chihuahua–, quien percatándose de la oportunidad que representaba la naciente empresa Devlyn, le ofreció la concesión del departamento de óptica en la sucursal de esta tienda en Ciudad Juárez. La operación, aunada al buen servicio que proporcionaban, fue un éxito completo y marcó el inicio del crecimiento constante de Ópticas Devlyn, ya que ofrecieron un servicio de crédito, muy innovador para la época y la ciudad.

Herencia de un sueño: ¡manos a la obra!

Con un panorama prometedor para las ópticas, en octubre de 1961 trajo consigo el deceso de mi padre. Pero ello no fue motivo para detenerse, pues la filosofía de nuestro fundador del grupo había quedado plasmada a través de los principios que inculcó a todos sus colaboradores y, sobre todo, a la familia.

Para el año siguiente, abrimos el laboratorio óptico independiente de Ópticas Devlyn. Bajo la misma alianza con Sears Roebuck, abrimos las sucursales en San Luis Potosí, Puebla y Veracruz en 1963. Y al año siguiente abrimos, ya en forma, la primera sucursal en Madero 45-A –considerada como calle emblemática de ópticas y joyerías en el centro histórico de la ciudad de México–. La expansión no se detuvo, y para 1965 abre su primer laboratorio de lentes de contacto ubicándolo al costado de la sucursal del Centro Histórico.

Para 1984, la casa matriz se trasladó al domicilio actual en Boulevard Miguel de Cervantes Saavedra 25, en la colonia Granada, de la Ciudad de México. La evolución no se detenía, y en 1985, Grupo Devlyn comienza a abrir veinte sucursales al año.

En el 2000, la empresa rebaza las fronteras nacionales para instalar ópticas en Guatemala y El Salvador. Y así como lo inició mi padre en El Paso, Texas, en el 2009 incursionamos en el mercado estadounidense.

Lo anterior fue sólo una probadita de la historia de Ópticas Devlyn, pero ya trabajamos en uno de mis próximos libros, donde hablaré a más detalle de la historia de ésta, nuestra empresa familiar.

Comments 1

  1. YO YA SABIA DE TUS HAZAÑAS Y DESARROLLO DE TU EMPRESA, SIEMPRE MUY INTERESANTE, Y NUEVAMENTE FELICIDADES PORQUE ADEMAS HAS SABIDO DELEGAR PARA QUE HAYA FAMILIA JOVEN Y EMPRENDEDORA COMO TU.

    ENHORABUENA Y QUE SIGAS TENIENDO EL TRIUNFO TANTO EN TU EMPRESA COMO EN ROTARY INTERNATIONAL-

    MELESIO ROJANO L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.