¿Sabías que al luchar contra la polio también contribuyes a la lucha contra el ébola?

Sabemos que a los rotarios muchas veces nos resulta difícil explicar al público general el motivo por el que la lucha contra la polio, enfermedad que afortunadamente ya no está presente en nuestros países, sigue siendo la primera prioridad para nuestra organización y sin embargo, es posible que la mayoría de nosotros no sepamos que el tiempo, dinero y esfuerzo que se dedican a la lucha contra la polio sirven, también, para alcanzar frutos que van mucho más allá de lo inicialmente imaginado.

Para ver un buen ejemplo, debemos retrotraernos al año 2014, cuando varios países de África Occidental se enfrentaban a un terrible brote de ébola.

Gracias a la inversión realizada en infraestructura para la lucha contra la polio, el gobierno de Nigeria pudo adecuar inmediatamente la red de vigilancia epidemiológica, hasta ese momento empleada en la lucha contra la polio, para detectar y monitorear los posibles casos de ébola registrados en el país.

La minuciosa labor detectivesca realizada por los integrantes de esta red para trazar los contactos de las personas infectadas sirvió para determinar la relación de todos y cada uno de los 19 casos de ébola confirmados con un único viajero infectado procedente de Liberia. Los datos obtenidos mediante este proceso constituyeron uno de los factores fundamentales para la exitosa respuesta al brote en Nigeria.

Asimismo, es importante mencionar que las campañas informativas que contribuyeron en gran medida a lograr el apoyo social a las iniciativas de vacunación contra la polio fueron modificadas para alentar a la población a reportar inmediatamente a las autoridades sanitarias los primeros síntomas de ébola con el mensaje de que la detección temprana y la atención adecuada elevaban significativamente las posibilidades de supervivencia de los afectados por el virus.

En su momento, la Dra. Margaret Chan, directora general de la Organización de la Salud comentó: “Si un país como Nigeria, el cual se enfrenta a grandes problemas de seguridad, puede hacer esto, es decir, dar grandes pasos hacia la interrupción de la transmisión del virus de la polio, erradicar la enfermedad del gusano de Guinea, y contener la transmisión del ébola, todo ello al mismo tiempo, cualquier país del mundo que se enfrente al reto de contener la transmisión de un virus importado podrá hacerlo limitando la propagación a un puñado de casos”.

Hoy, la respuesta de Nigeria, basada en parte en su experiencia en la lucha contra la polio, sirve de ejemplo a otros países de la región interesados en mejorar sus capacidades para trazar los contactos responsables de la propagación de enfermedades infecciosas.

Ahora que un nuevo brote de ébola en la República Democrática del Congo vuelve a ser noticia de primera plana, recuerda que cada contribución a la campaña para la erradicación de la polio, representa, también, una contribución a la lucha contra otras enfermedades.

Contribuye

 

ebola

Un niño recibe la vacuna contra la polio durante una Jornada Nacional de Vacunación en la ciudad nigeriana de Kano.
Diego Ibarra Sánchez /Cortesía de La Fundación Rotaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.