Las vacunas funcionan

¿Te has planteado alguna vez en qué situación se encontraría la humanidad si no dispusiéramos de vacunas?

Muchas de las enfermedades infecciosas comunes en los tiempos de nuestros padres como el sarampión o la rubéola hoy ya no afectan a la mayoría de los niños. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, cada año, las vacunas evitan de dos a tres millones de muertes. Si bien estas cifras son alentadoras, todavía nos queda trabajo por hacer ya que aún podría salvarse millón y medio más simplemente aumentando las tasas mundiales de vacunación.

Y eso no es todo, las vacunas evitan una enorme cantidad de sufrimiento y hacen posible que personas que anteriormente hubieran quedado discapacitadas vivan vidas felices y productivas.

Para ilustrar ese hecho basta con comparar el número de casos de polio antes y después de que Rotary lanzara su campaña para la erradicación de esta enfermedad. Gracias a Rotary y sus socios en la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Polio, desde 1988 se ha registrado un descenso de más de 99% en el número de casos de polio, pasándose de unos 350 000 en 1988 a solo 22 en 2017.

Vacunas2

Campaña rotaria de vacunación contra la polio en Nepal

Esto significa que millones de personas que, de otro modo hubieran quedado paralizadas en su niñez, hoy caminan, estudian y trabajan libres de esta enfermedad totalmente prevenible.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el enorme ahorro que las vacunas representan en el campo del gasto sanitario. Por ejemplo, se estima que, en España, cada euro invertido en vacunas supone un ahorro de entre cuatro y cinco euros en otros costos médicos directos. Asimismo, un estudio publicado por la revista médica Vaccine estima que solo la erradicación de la polio supondría para el mundo un ahorro de entre 40 000 y 50 000 millones de dólares estadounidenses.

Datos como estos demuestran que la inversión en campañas de vacunación contribuye a la sostenibilidad a largo plazo de los sistemas sanitarios y libera fondos que podrían destinarse a atender otras prioridades sanitarias.

Este año, bajo el lema Protegidos colectivamente, #Las vacunas funcionan, la OMS celebra la Semana Mundial de la Inmunización del 24 al 30 de abril. Se trata del momento ideal para recordar que aún quedan más de 19 millones de niños no vacunados o no vacunados de manera completa los cuales se encuentran en riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales.

Este año, bajo el lema Protegidos colectivamente, #Las vacunas funcionan, la OMS celebra la Semana Mundial de la Inmunización del 24 al 30 de abril. Se trata del momento ideal para recordar que aún quedan más de 19 millones de niños no vacunados o no vacunados de manera completa los cuales se encuentran en riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales.
Vacunas Esta iniciativa busca alentar a los donantes y al público general a redoblar sus esfuerzos para incrementar las tasas de vacunación en el mundo.

La ampliación del acceso a las vacunas es un elemento clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollos Sostenible de las Naciones Unidas del mismo modo que la inmunización sistemática es un componente fundamental tanto de una atención primaria de salud robusta como de la cobertura sanitaria universal, pues proporciona a los niños la posibilidad de gozar de una vida sana desde su nacimiento.

Aprovechemos esta semana para correr la voz sobre la importancia y la eficacia de las vacunas.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *